icon-clinica-salud-bucodental -

SALUD BUCODENTAL

¿Necesitas una limpieza dental?

Los expertos recomendamos realizarse una limpieza dental al menos una vez al año, y para ello ponemos a su servicio las mejores técnicas para garantizarte el mejor resultado.

A veces no pensamos en las consecuencias que puede tener el no tener una salud bucodental adecuada, lo que es un grave error, en Clínica Roquetas Dental te informaremos de cómo tener un buen mantenimiento de su boca y que ésta jamás le haga perder la sonrisa.

¿Qué es lo que deben hacer los padres para prevenir problemas en la dentadura de sus hijos?

Los padres deben fomentar una actitud positiva hacia las visitas al odontopediatra, para minimizar lo que se ha denominado la “fobia dental”.

Afortunadamente, cada vez existen más consultas adaptadas a las necesidades del niño (con juguetes, libros infantiles, premios al finalizar las visitas, etc).

El odontopediatra sabe aplicar las técnicas adecuadas para ayudar al niño a familiarizarse con las consultas dentales y sus tratamientos.

Iniciar las visitas cuando el niño es pequeño le ayuda a tomar contacto con este ambiente, y sobre todo, teniendo en cuenta que la implantación de medidas preventivas (limpieza dentaria, aplicación tópica de flúor) no son molestas, lo cual repercute en una sensación agradable y, desde luego, de motivación positiva hacia la siguiente visita de control.

Si en algún caso fuese necesario el tratamiento dental con anestesia, el odontopediatra conoce las técnicas adecuadas para que este procedimiento resulte prácticamente indoloro, realizando posteriormente el tratamiento previsto y quedando igualmente una sensación de motivación positiva para sucesivas visitas.

Lavarse bien los dientes

Para realizarse una buena limpieza dental, Clínica Roquetas Dental recomienda:

Lo primero la seda o hilo dental; si tienes un cepillo interdental mucho mejor. Tiene que pasar en medio de todos los dientes y muelas de forma oblicua, no bruscamente, sino a pequeños movimientos de manera suave y ladeada hasta llegar a la encía. Al principio es pesado y lleva tiempo, pero la práctica hace mucho en este menester.

Es muy importante ya que hay restos de comida minúsculos que el cepillo no logrará sacar jamás y puede crear gingivitis.

El cepillado debe ser exhaustivo. Por la parte interna de la boca es importante tener especial cuidado ya que se acumula mucho sarro.

El correcto cepillado de vertical y parándose en cada par de dientes. Nunca de manera general, ya que no se limpian tan fácilmente como se piensa.

No hace falta excesiva crema dental. No por usar mucha los dientes quedan más limpios.

El enjuague, si se hace, debe ser de manera continuada y sin utilizar mucho líquido. Basta con hacer pasar el líquido por toda la cavidad bucal.

¿Cuántas veces hay que lavarse los dientes para que queden realmente blancos?

El color natural de los dientes no es blanco, así como hay gente que tiene la piel blanca y otros negra, con los dientes pasa lo mismo hay quien los tiene un amarillo casi blanco y otros los pueden tener café. Y esto no quiere decir que sea malo.

Cuando te cepillas los dientes o el dentista te hace una limpieza dental te dejas el color natural de tus dientes.

Si quieres cambiar el color y tener unos dientes más blancos necesitas un blanqueamiento dental profesional con tu dentista.

¿Qué es la caries y cuáles son sus síntomas?

La caries es una enfermedad infectocontagiosa que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana a partir de los restos de alimentos, que se exponen a las bacterias que fabrican ese ácido.

La destrucción química dental se asocia a la ingesta de azúcares y ácidos contenidos en bebidas y alimentos.

Suele aparecer en los/las niños/as y en los/las adultos/as jóvenes, pero pueden afectar a cualquier persona y son la causa más importante de pérdida de los dientes en las personas más jóvenes.

Puede no haber síntomas, pero si se presentan, pueden abarcar: dolor de muela o sensación dolorosa en los dientes, sobre todo después de consumir bebidas o alimentos dulces, fríos o calientes; hoyuelos o agujeros visibles en los dientes.

¿Qué es el sarro, cómo puede afectarme, y cómo eliminarlo?

También se le denomina cálculo dental o tártaro y se trata de una capa que se forma por la mezcla de restos de alimentos, sales minerales, desechos celulares y millones de bacterias que gradualmente se van adhiriendo a los dientes por falta de una higiene adecuada.

El sarro suele acumularse en las caras interiores de los dientes (o caras linguales) anteroinferiores. Se reconoce por ser de consistencia dura, superficie irregular, color café, y sensación de tener la boca amarga, además de la halitosis o mal aliento.

La placa dental que no es quitada de las superficies exteriores de los dientes se endurece y se vuelve sarro.

Cuando este se ha adherido a los dientes, la única forma de eliminarlo es mediante un procedimiento indoloro que realiza un especialista, conocido como tartectomía.

Para prevenir el sarro se debe usar buena técnica de cepillado, usar un enjuague 2 veces al día, y usar hilo dental.

Los cepillos dentales deben ser pequeños y de cerdas suaves y redondeadas, permitiendo acceder a todos los rincones de la dentadura. Debe cambiarse cada 2 ó 3 meses, utilizar un pasta dental flourada, hilo dental, no comer productos azucarados y visitar al odontólogo cada 2 ó 3 meses.

¿Cómo puedo eliminar el mal aliento?

Cepille bien sus dientes, al menos tres veces al día, masajeando ligeramente las encías para evitar la gingivitis.

Trate de cepillarse, por lo menos, dos minutos en cada ocasión. Utilice hilo dental para extraer los restos de comida que se queden atorados en los espacios entre los dientes.

La mayoría de las bacterias provocan el mal aliento, por lo que debe acompañar el lavado de dientes con un buen cepillado de lengua.

También utilice productos como antisépticos bucales y haga gárgaras con ellos. Asegúrese de llegar profundo, casi a la garganta, porque aparte de atacar los microbios bucales también hay que deshacerse de la amenaza de almacenar restos de comida en las llamadas criptas amigdalinas.

Para evitar que la halitosis lo ataque por las vías respiratorias, haga ejercicio aeróbico diariamente. Procure no comer alimentos que sean muy condimentados.

Coma la cantidad de fibras naturales necesaria y tome, por lo menos, dos litros de agua al día. Evite fumar y tome alcohol sólo con las comidas, de preferencia, vinos que sean digestivos.

Si con estas medidas no puede corregir el problema, consulte a un especialista, él le asegurará una solución definitiva y fiable en cualquier caso.

¿Cuáles son las enfermedades más peligrosas que pueden afectar a mi boca?

Las enfermedades más peligrosas son el cáncer de labio y de lengua, estos son los cánceres bucales más comunes.

Ante de producirse el cáncer aparecen lesiones en la mucosa oral llamada “Leucoplasia”. Esta es una mancha de color blanco o amorronado que no suele doler, pero aparece para avisar que la mucosa no puede seguir tolerando ni resistiendo el humo del cigarrillo.

Su odontólogo tiene cura para la Leucoplasia y en algunas personas se cura solo con abandonar el mal hábito.

Las sustancias toxicas del humo irritan las encías, y causan Gingivitis, los síntomas de esta enfermedad son la inflamación, sensibilidad y dolor en las mismas. Esto arruina totalmente la sonrisa, también se producen hemorragias frecuentemente. Generalmente sucede al comer o al cepillase los dientes.

Si estas no son tratadas y sigue fumando tabaco, la gingivitis avanzará a periodontitis que es la infección en las encías. Ésta provocará la pérdida de las piezas dentales.

¿Cómo afecta el tabaco a mi salud bucal?

El mal aliento, la boca reseca y sentir un gusto desagradable en la boca es típico en los fumadores. El mal aliento y el gusto desagradable se produce porque el cigarrillo altera la flora microbiana bucal o por el sangrado continuo de las encías enfermas.

El tabaco también causa manchas intensas en las piezas dentales, las sustancias que componen el cigarrillo son disueltas en la saliva y estas se penetran en los dientes, primero sobre el esmalte dental y puede llegar hasta la dentina.

Estas manchas son de color amarillento, amorronado y en algunos casos negras. Son muy difíciles de quitar de la dentadura y lucen muy antiestéticas. La mayoría de las personas que se realizan un blanqueamiento dental es para quitar este tipo de manchas.

El consumo de tabaco causa problemas con la cicatrización de las heridas o lesiones bucales.

También cuando se colocan implantes o se realizan otros tratamientos como extracción, cirugía en las encías etc, se dificulta la cicatrización de estos.

La formación de sarro, está asociado con el tabaco. Las sustancias de este y las bacterias de la boca se acumulan en la placa dental y si no es removida y quitada completamente se endurece más rápido que de costumbre.

Desde Roquetas Dental, te aconsejamos encarecidamente, NO FUMAR, puede destrozar tu boca.

En Clínica Roquetas Dental

recuperaremos la mejor de tus sonrisas

¡Te lo garantizamos!

servicios-panoramica